miércoles, 9 de octubre de 2013

La primera de todas


 Seguro ubicás esta foto. Leíste la historia mil veces y cada tanto aparece dando vueltas por las redes sociales. Ella es Katherine Switzer, la primera mujer en correr oficialmente una maratón, en Boston allá por  1967 (hubo otras mujeres que lo habían hecho, pero sin dorsal y a escondidas). La historia cuenta que fue el director de la prueba quien intenta expulsarla a empujones, mientras que su novio de entonces la defiende. A pesar de todo, logró finalizar y cambiar la historia del atletismo, pese a que recién cinco años después se permitiera competir a las mujeres en  Boston. 

Katherine realizó una serie de entrevistas para medios españoles presentando la 261 Women's Marathon & 10k (www.261wm.com), una carrera exclusiva para mujeres que se realizará el 30 de marzo del 2014 en Mallorca, y que lleva su número de dorsal como homenaje. En aquella primera carrera, Switzer hizo un tiempo de 4 horas 20. Años más tarde, ganó el Maratón de Nueva York en 1974 y completó 35 carreras de 42 kilómetros. A pocos días de mi primera maratón, me identifico con algunas de sus frases.


* "Me siento muy agradecida a ese hombre enfadado porque cambió no sólo mi vida, sino la de millones de mujeres. La gente me dice: 'Es terrible'. Y siempre contesto: 'A su pesar, él hizo más por las mujeres atletas que nadie porque creó una imagen que se ha convertido en un ícono de los derechos de las mujeres'. Es fantástico. Aquel juez estuvo cinco años enfadado, pero luego cambió la legislación y las mujeres pudieron correr en Boston, en 1972. Un año después se me acercó antes de la salida para darme un beso. Al final nos hicimos amigos".

 "Al principio no lo vi. Me tocó por detrás, me giré y me asusté muchísimo. Estaba aterrorizada, pero quería seguir corriendo. Mi novio y mi técnico le apartaron, se lo llevaron, me preguntaron cómo estaba y me dijeron que siguiera. Yo tenía un nudo en el estómago. Pero me volví a mi entrenador y le dije: 'Tengo que acabar la carrera'. Si no terminaba habría gente que diría: “¿Lo veis? Las mujeres siempre intentan hacer cosas de hombres pero no lo consiguen". No nos creerían”.

* "Tenía 12 años. Jugaba al hockey en el instituto, pero era pequeña, delgada, inestable. Y mi padre me decía que si corría dos kilómetros al día, mejoraría. Era muy activa. Tenía un gran jardín y tenía que darle todos los días siete vueltas. Me di cuenta de que correr era mágico, me hacía sentir muy bien. Empecé a correr cada día más y más... y me atrapóLuego conocí a un maratonista y me di cuenta de que un maratón es algo que puedes entrenar por tu cuenta, no cuesta dinero y te da la sensación de conseguir algo grande, y fue por eso por lo que me convertí en maratonista".

 "Terminar los 42.195 metros se siente increíble, como si fueras capaz de todo. Bueno, a veces terminas y lo que piensas es: “No volveré a hacer esto en la vida”, pero 10 segundos después…".

* "¿Si correr genera adicción? Es verdad. Es como una droga. Ahora tengo una pequeña lesión y no puedo correr tanto como quisiera y me noto irritable y no duermo tan bien".

* "¿Qué es el atletismo? Todo. Me ha dado todo: mi marido, mi religión, mi carrera, los viajes, los amigos, la salud... Pero sobre todo me ha dado a mí misma, lo que soy".





1 comentario:

  1. Que lindo, conocía la historia pero no las entrevistas.
    Grosa Katherine.
    Suerte para el domingo!

    ResponderEliminar