jueves, 21 de noviembre de 2013

La mitad del año

En septiembre cumplí un año desde que empecé con esta locura de salir a correr. Creo que son pocos los días de este año en los que no tuve, al menos un ratito, las zapatillas puestas. Llevo un registro de cada carrera que corrí, con mis tiempos, mis dorsales, la fecha. No por ser obsesiva de las horas minutos y segundos como dice mi amigo Guido, ya que en muchas participé para sumar kilómetros pensando en las distancias más largas. En total ya van 20. Y -creo- voy a cerrar el año con 23, ya que me quedan la #WeRun, los 21k de Mar del Plata y posiblemente la San Silvestre. De los 52 fines de semana del año, en la mitad estuve en una carrera. Una locura hermosa.

A principio de año, cuando le planteé los objetivos a Pablo Pillet, mi plan terminaba en los 42k. Ya conté que mi idea de correr la maratón nació cuando recibí a mi hermana en ese arco y enloquecí por completo con todo el contexto. A pesar de que mi entrenador quería para mí algo más progresivo, ir bajando tiempos en los 10k y tirarme a hacer una buena media en algún momento del año, cuestiones personales me hicieron apurar el proceso. Así, si todo sale bien, este 2013 lo voy a cerrar con cinco 21k, una maratón, dos 15k y unas cuantas 5, 6, 8 y 10k. Sábado, domingo, de noche, de día y a media tarde. Y hasta en un martes feriado. En todos los horarios. Cuando sea. Y donde sea: Palermo, Puerto Madero, Vicente López, Lanús, Mendoza, Iguazú, Rosario, Mar del Plata...

Corrí carreras muy lindas, emotivas y de las otras. No sé si puedo hacer un ranking. Obvio que la Maratón me encantó y ya estoy pensando en repetir. Los 21 k de Iguazú fueron muy lindos (y excelentemente organizados) pero los 21k de Mendoza fueron los primeros. No tuve una buena experiencia en los 15k de Puerto Madero, aunque creo que fue mi mejor performance. Me encantó Lanús, más que nada por el contexto, aunque hizo mucho frío y no conseguí la marca que buscaba. De Rosario me quedé con las ganas de correr la media, pero fue justo una semana después de Mendoza y me conformé con unos buenos 5k. Las Mayas, la Dow, la 212 Urban Run y los 15k de Palermo los corrí en equipo, con amigos, una experiencia maravillosa que recomiendo.

Todas me dejaron algo, además de una medalla, una remera, un dorsal y un tiempo. Un recuerdo, un momento, una compañía, un lugar en mi corazón. Cada una tiene algo. Y tengo espacio para muchas más.

2 comentarios:

  1. Felicitaciones Claudia, yo estoy en lo mismo pero un poquito mas amateur, aun no corrí una carrera organizada, solo salir a la ruta, los caminos rurales de mi ciudad (Chivilcoy). Espero en el 2014 poder prenderme en alguna carrera. Saludos y un gusto leerte acá y en twitter.

    ResponderEliminar
  2. CLaudia te felicito!!! Yo empecé allá por el 2007 con la nike 10K y seguí con la fiebre running hasta principios del 2010 que dejé. Luego de varios intentos fallidos, logré retomar en Octubre del año pasado y el 31 de Diciembre de ese año me puse como meta correr mi primeros 42 algo que felizmente logré en la última maratón de Bs As. La verdad es increíble como te cambia el humor y la energía que te da. Ahora me queda bajar mi tiempo de 10K, algo que espero lograrlo en la argentina corre de Palermo. Saludos y también es un gusto leerte!

    ResponderEliminar