miércoles, 5 de febrero de 2014

Y llegamos

Me acuerdo que estaba sentada en un sillón en la casa de una amiga cuando sonó el celular. Era Damián. Desde antes de la media maratón de Buenos Aires habíamos empezado a compartir ideas, proyectos y notas con Cáceres. Pero sobre todo consejos para mi primera maratón de un tipo que ya había corrido cuatro. Aquel día faltaba creo que algo más de una semana para la carrera. El se preparaba para irse a San Francisco con Nike y la grosa de Flor Borelli. Yo estaba nerviosa y le preguntaba todo. Hasta que la pregunta me la hizo él.
-¿Y El Cruce?
-Van muchos compañeros míos.  Algún día lo voy a hacer...
-No naba, te estoy preguntando si lo querés hacer este año.
-¿ME ESTAS CARGANDO?
En ese momento, el cupo de mariposas en la panza estaba completo con las que me generaban los 42k, pero esa pregunta me dio vuelta.
-Pensalo y después de la maratón me contestas.
Claro, el pibe tiró la bomba y escondió la mano. Yo ahora tenía que preguntarle a mi entrenador, que ya se había vuelto loco cuando decidí correr la maratón un año después de haber empezado a entrenar. Se lo tiré a Pablo Pillet la semana previa, en la Pista del Parque Chacabuco. Se empezó a reir. "Qué mina", me dice siempre.
Cuando lo decidí, en realidad, ya lo había decidido. Desde que Damián Cáceres me lo dijo pensé en el SI. Pero una  vez que completé los 42 sin parar, sin dolores y sintiéndome muy bien, acepté.
Desde ese 13 de octubre, supe que debía cambiar mi plan de entrenamjento. Que no iba a haber descanso, tampoco vacaciones. Corrí agotada los 21 de Mar del Plata, después de un año durisimo en varios niveles. Hice tres fondos seguidos durante dos meses. Hicimos mil cuestas, me aprendí la Reserva Ecológica de memoria, me morí de calor, lloré de cansancio, estuve días con dolores musculares pero sin parar. Fue un camino duro y maravilloso.
Y en ese camino, Damián se transformó en mi cumpa, en un amigo. Yo le digo que vamos a parecer dos viejas con ruleros peleándose mientras subimosa montaña, pero en realidad pienso que  voy a compartir 100k con uno de esos tipos que vale la pena cruzarse en el camino. Dicen que en la montaña se afianzan relaciones, que la montaña te hace descubrir tu interior y el del otro. Yo ya sé que con Damián somos un equipo. Esta vez le pusimos #LaCorpo.
Ya estamos en Puerto Varas. Este jueves a las 8 comienza la aventura. Mía y de muchos amigos y personas especiales para mí. Marcelo Cesario y Marcelo Amitrano (Cortadores Andinos), Melina Bordone y Pepe Amoroso (Merengue y Maratón), Alejandro Rodríguez Raviolo, Eugenia Velazco (Mirtha y Susana), Gustavo Montes y Daniel Campomenosi (#RadioTVAtaca), Yanina Arzani (Capitán Sodio), Florencia Pollola. A ellos mucha suerte.
Y un abrazo a todos los Trotadores Urbanos que alientan desde allá.  Nos leemos en unos días! !

No hay comentarios.:

Publicar un comentario