miércoles, 12 de marzo de 2014

Esto es correr con dolor...

Dice mi entrenador que hay que subirse a la incomodidad. En mis años de periodista dedicada casi exclusivamente al fútbol, los médicos de los planteles me explicaron que es muy raro que un jugador salga a la cancha sin ningún tipo de molestia, ya que se trata de un deporte de contacto y, así sea un moretón, un golpe, una uña, casi siempre hay algo. Los deportistas profesionales conocen su cuerpo, saben hasta donde y se suben a la incomodidad. Los corredores también sabemos de eso.Y más aún Joasia Zakrzewski.

Esta atleta de 38 años llegó a la maratón de Sevilla con la idea de subirse al podio o al menos pelear por los primeros lugares. Lo que no sabía es que en la largada, alguien la iba a empujar, se iba a caer y le iba a provocar la fractura del tabique nasal y de una costilla. Así y todo, esta chica salió 4° con un tiempo de 2h41m26s detrás de Pamela Rotich, Elena Espeso y Marthe Myhre.

Su día de carrera comenzó complicado. El ascensor del hotel donde ella y Elena, española y Olímpica en Londres, se rompió y debieron bajar las escaleras a pie. Después, el micro que las trasladabas las llevó hasta La Cartuja, estadio donde estaba la LLEGADA. Mientras comía un sandwich de jamón y queso, intentó llegar a la largada y meterse en el cajón de la elite, casi sin poder hacer entrada en calor. Pero si pensaba que ya estaba, que ahí terminaba su periplo y comenzaba su carrera, no.

Cuenta la escocesa en su propio blog: "Parada detrás de los hombres de Elite en la línea de largada, estábamos invadidos por la gente del cajón de atrás, amontonándose para hacer la mejor salida posible. Cuando sonó el pitido, la presión fue tan intensa en los primeros diez segundos que me tiraron contra el piso, lastimando mis codos y rodillas. Intenté pararme pero fui empujada hacia abajo por un corredor que accidentalmente me pisó. Cuando miré a los corredores que venían de frente, lo único que veía eran cientos de piernas. Pensé fugazmente: 'Así es como la gente es pisoteada hasta morir' y dejé escapar un grito largo 'noooooooo' para tratar de que la gente me esquivase. Ese grito se silenció cuando mi cara se estrelló contra el pavimento. Después de lo que pareció una eternidad pero fue menos de un minuto, el flujo de corredores cesó y un español amablemente extendió los brazos para correr a los demás y me ayudó a pararme".

Así arranca el relato de su pesadilla. Joasia pensó en abandonar, claramente. Pensó mil cosas. Que si abandonaba ahora, quizá después le daría mucho miedo volver a empezar una carrera. También que no había ido hasta Sevilla para correr apenas diez segundos. Pero la adrenalina la invitó a seguir. Y corrió.

"Al principio pensé que eran lágrimas bajando por mi cara pero me di cuenta de que era sangre, que saqué con mis guantes". Un hombre le dio un paquete de pañuelos para ayudarla. Pasó a los pacers de 3h30 y 3h y se acomodó hasta alcanzar a sus compañeras de elite. "Ahí traté de acomodar el ritmo y calmar mi respiración. Pensé que el dolor del lado derecho se debía a cierto pánico para respirar pero supe que me había lastimado en la caída". Para el kilómetro 10, las rodillas y la nariz habían dejado de sangrar.

También tuvo problemas para la hidratación. Su botella etiquetada no estaba donde le dijeron y por eso terminó tomando un vaso de agua común y corriente.

"Los últimos kilómetros fueron sin dudas los más duros de la carrera para mí. Ya no había multitud apoyando, tampoco había adrenalina como al principio. Traté de ignorar cualquier dolor que estaba sintiendo y me enfoqué en tratar de terminar con la misma fuerza". Ella supo que había llegado cuarta, pero no su tiempo. Los médicos se fueron encima de ella tan pronto como cruzó la meta. Se la llevaron de prepo a la sala médica y de ahí en ambulancia, donde luego de los estudios y placas, quedó internada para una cirugía de nariz 24 horas más tarde. "Les pedí a los médicos que me trajeran mi medalla antes de llevarme (es increíble cómo una desea una baratija de esas ganada con esfuerzo)".


Joasia confesó que fue más lento de lo que le hubiese gustado, pero se quedó conforme por "mi condición física y mi determinación frente a la adversidad". Y cerró: #Nevergiveup

El blog de Joasia (de donde se sacó el relato y las fotos): http://joasiazakrzewski.blogspot.com.ar/

El audio de Factor Running del martes con la historia de Joasia. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario