martes, 25 de marzo de 2014

Récord de vida

La Maratona di Roma que se corrió este domingo por vigésima vez debe ser una de esas maratones que no sólo atraen por lo deportivo, sino más que nada por lo turístico. Arranca a metros del Coliseo, desde la calle del Foro Imperial, recorre la orilla del Tíber, atraviesa la Plaza del Pueblo, se asoma a Trastevere, llega hasta San Pedro, no hay paso que se de en el que no haya algo para maravillarse. No por nada, entre los 14.608 finishers (cifra récord para el evento) hubo  5.858 extranjeros.

Fue una mañana lluviosa y húmeda en la ciudad. Dos etíopes ganaron la prueba: Legese Hailu (2h09m47s) y Geda Lemma (2h34m49s). Pero quién se llevó los laureles (nunca mejor dicho en este reducto de emperadores) fue Alessandro Zanardi.

Si el apellido te suena es porque sí, Alex fue un deportista de renombre hace algunos años. A los 25 años debutó en la máxima categoría del automovilismo, corrió 41 GP en la Fórmula 1 contemporáneo con Prost, Schumacher y Senna, entre otros grandes de esos tiempos. Se subió a Mansell, Minardi y Lotus. Allí tuvo su primera aproximación con la muerte: salió ileso de un choque pese a haber soportado un impacto 18 veces más fuerte del que podría significar un accidente mortal.

Pero la segunda vez no tuvo tanta suerte. Por esos tiempos decidió volver a Estados Unidos a correr en la Champ CART, donde sí había muchos triunfos. En aquel 2001 cambió su vida: el 15 de septiembre, lideraba una carrera cuando perdió el control de su coche y otro competidor lo chocó a 360km/h. Su monoplaza se partió en dos pero fue trasladado a tiempo para salvarle la vida. Siete paros superó, además del coma, pero su cuerpo sufrió las consecuencias del impacto: le amputaron las dos piernas por encima de la rodilla. Sin embargo y pese a todo, Alex salió adelante y en Roma ganó por cuarta vez seguida la maratón con su silla de ruedas o handbike.

Rápidamente intentó asimilar su nueva realidad y es por eso que la pérdida de sus piernas le dio lugar a la segunda parte de su vida deportiva. Diseñó sus propias prótesis de titanio y volvió a manejar y hasta a ganar carreras. Hasta que descubrió el handcycling, casi de casualidad cuando se encontró con Vittorio Podestá, miembro del equipo italiano paralímpico. En apenas cuatro semanas lo preparó para ir por primera vez a la Maratón de Nueva York, en el 2007, donde obtuvo el cuarto lugar. Pero como buen deportista de elite no se conformó y fue por más. Ganó en el 2009 en Venecia y obtuvo el primero de sus cuatro podios en Roma en el 2010. Y en el 2011, si, ganó en La Gran Manzana. Pero hay más. Fue atleta olímpico en Londres, en 2012, de donde se trajo la medalla de oro en la prueba de contrarreloj en los paralímpico.

"Soy una persona demasiado optimista y ese ha sido mi gran arma para lidiar con este problema", dijo sobre su accidente. "No debes perseguir quimeras, pero si tienes un horizonte hacia dónde mirar, la felicidad está a la vuelta de la esquina".

El audio de la historia en Factor Running Radio:




El tremendo accidente en el que casi pierde la vida Zanardi

 Entrevista con Zanardi:


Mirá la bendición Papal a la Maratona di Roma



Citas:
http://www.reporteindigo.com/piensa/salud/alex-zanardi-el-hombre-de-oro
http://www.telegraph.co.uk/sport/olympics/paralympic-sport/9523221/Paralympics-2012-Alex-Zanardi-takes-an-emotional-gold-at-Brands-Hatch.html
Facebook oficial Maratona di Roma


No hay comentarios.:

Publicar un comentario